Fraudes financieros: ¿Qué tipos existen?

Fraudes financieros: ¿Qué tipos existen?
Antes de comenzar a hablar de todas las variantes, ¿sabes qué es un fraude financiero? Según la CONDUSEF, se trata de la acción que una persona realiza para obtener un beneficio propio a costa de dañar la economía de otra al conseguir sus datos personales.

Desafortunadamente todos estamos expuestos a ser “vístimas” de un defraudador, sin embargo, si si sabemos identificarlos, podremos proteger nuestra estabilidad financiera.

Fraudes financieros tradicionales

  1. Esquema piramidal. Te prometen grandes ganancias que se obtienen de las personas que van invitando a meter su dinero, el esquema o la pirámide se cae cuando dejan de ingresar nuevas víctimas ya que el dinero de los supuestos rendimientos se obtiene de las aportaciones iniciales.
  2. Créditos exprés. Sin consultar historial crediticio y con tasas de interés por debajo del mercado, solicitan depósitos anticipados y comisiones por apertura que nunca son devueltos.
  3. Trashing. Como su nombre lo dice “trash”, se trata de buscar información personal en la basura con el fin de conseguir datos importantes para poder hacer robo de identidad.
    Nota: Destruye todos los documentos que contengan información personal antes de tirarlos a la basura.
  4. Tallado de tarjetas. Se altera la ranura donde se inserta el plástico en cajeros automáticos para que las personas no puedan ingresarlo y cuando esto sucede, el delincuente les ofrece ayuda diciendo que la tarjeta debe limpiarse o tallarse y la cambian, entregándole al usuario una tarjeta falsa mientras ellos se quedan con la verdadera.

Fraudes financieros cibernéticos

  1. SPAM. Correos basura que llegan a miles de cuentas de correo, contienen links que al hacer clic descarga un virus que roba la información del equipo electrónico que se esté usando.
  2. Pharming. Son ventanas emergentes que aparecen al entrar a una página no segura, con el afán de redirigir al usuario a otra página para robar su información.
  3. Phishing. Los defraudadores se hacen pasar por una institución financiera indicando al usuario que hay un error con su cuenta para solicitar información personal, números de cuenta y contraseñas. Este tipo de fraude puede realizarse también por teléfono y a ése se le llama “vishing”.
  4. Smishing. Fraude a través de mensajes de texto o SMS y WhatsApp, se envía un link para que los usuarios den clic visiten una página falsa que robe sus datos personales.

Estos son algunos de los tipos de fraude más comunes que se llevan a cabo, ten mucho cuidado dónde metes tus datos personales, qué páginas visitas y con quién compartes tu información. Recuerda siempre asegurarte de que estás hablando con una persona que realmente trabaja en una institución bancaria, si tienes dudas mejor cuelga o corta toda comunicación y comunícate tú directo con el banco. Más vale prevenir que lamentar, criaturitas del señor.


Si quieres seguir aprendiendo de finanzas personales para invertir y alcanzar tus metas, échale ojo a nuestros talleres online

¿Ya conoces nuestras redes sociales? Estamos en Facebook, Twitter, Instagram, Youtube y también Spotify con nuestro podcast.