“Cuando el bonito aguinaldo llegue a mi vida…” *suspira*

Se acabó el año y ni lo sentimos. Ahora hay que prepararse para la avalancha de gastos que se vienen entre fiestas, intercambios, comidas, viajes, parrandas, etc, etc, etc. Quienes afortunadamente reciben aguinaldo, ni sienten el golpe de las épocas decembrinas, o sí, depende cómo se administren. Eso sin contar a quienes aún no lo reciben y ya lo deben. Lo importante es recordar que estos ingresos adicionales a nuestro sueldo no sólo sirven para enfiestarnos, también nos pueden ayudar a finalmente ponerle orden a nuestras finanzas personales.

Ahí les van diez consejos bien fáciles de aplicar a nuestra vida diaria y especialmente en diciembre cuando nos cae un dinerillo extra. Todo es cuestión de voluntad. Ganas de ahorrar hay, sólo falta apoyarlas.

1. Evita caer en tentaciones como ofertas, descuentos y promociones que aparentemente son irresistibles. Si en verdad necesitas algo, compara varias opciones y seguro ahorrarás.

2. Recuerda que los ingresos a fin de años son variables por lo que no es bueno andarse endeudando desde antes. Literalmente, no los gastes antes de que los tengas en tu poder.

3. Si conservas el dinero en la alcancía que tienes en tu cuarto, tus ahorros perderán valor a lo largo del tiempo. Si quieres comenzar a ahorrar, asegúrate de hacerlo en instrumentos formales que te den rendimiento.

4. Sin importar cuánto recibas de aguinaldo, caja de ahorro, bonos u otros, conserva tu estilo de vida sin convertirte en Mc Dinero. Planea tus gastos y apégate a un presupuesto para que no malgastes.

5. El aguinaldo es un buen momento para iniciarte en el mundo del ahorro. Recuerda que no hay cantidades chicas o grandes, lo importante es comenzar. Ahorra, es bonito y está bien.

6. Además de irte de fiesta, este dinero extra será muy útil para crear un respaldo financiero que te ayude a tener un futuro mejor y enfrentar momentos difíciles. Como la cuesta de enero, por ejemplo.

7. Evita hacer compras de fin de año al aventón. Haz una lista con cantidades específicas para rubros como regalos; cena; vacaciones y otros… será más sencillo controlar tus gastos y recuerda, no hagas compras de última hora, siempre será más caro.

8. Investiga antes de hacer alguna inversión. Recuerda que si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea.

9. Antes de descartar la idea de contratar un instrumento financiero para alcanzar tus metas, contacta a un asesor para que armen un plan acorde a tus necesidades, presupuesto y objetivos.

10. Inicia 2018 con un plan financiero que contemple tus metas y objetivos con un monto y un plazo definido. Identifica cada momento importante del año en donde tendrás gastos especiales o ingresos adicionales. Si tienes un plan año con año, tus propósitos financieros se harán realidad.

Deja un comentario